Back PUBLICACIONES FENAVI Centro de Noticias Con TLC, EE. UU. quiere llevar productos a tiendas de barrio

Con TLC, EE. UU. quiere llevar productos a tiendas de barrio

  • PDF

Tienda de barrioFenalco hoy arranca su Congreso. Estudio del sector dice que no hay señales de saturación.
Colombia está estrenando el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, y el impacto de las tiendas tradicionales en Colombia no escapa del análisis de las autoridades de ese país, que recomiendan a sus empresarios cómo llegar a ellas y al comercio minorista de Colombia con sus productos.

Así lo muestra un documento del Departamento de Agricultura de Estados Unidos en el cual se señala que hoy, las tiendas representan el 52 por ciento del mercado minorista de alimentos.

Advierte que es un formato que está en todos los barrios.

Son unas 650.000 de entre 20 y 200 metros cuadrados.

“El futuro de las tiendas tradicionales radica en su capacidad para resolver las necesidades de la clase media y baja, que no son satisfechas por los supermercados e hipermercados.

Los servicios especiales de consumo, tales como las ventas de unidades pequeñas y el crédito a corto plazo para los consumidores de bajos ingresos, y la proximidad, han sido la base de su éxito”, señala.

El análisis de las autoridades estadounidenses hace parte del libro “Comercio en Colombia, una década de desafíos y resultados”, que se lanzará en el marco del Congreso de Fenalco que arranca hoy en Armenia y será instalado por el presidente Juan Manuel Santos.

El libro hace un recuento sobre la evolución del sector en lo que va de este siglo y destaca cómo la tendencia es que los grandes hipermercados y supermercados no han podido ganarle la batalla a los mercados tradicionales y al hábito de consumo de comida fuera de casa, en materia de comercialización de alimentos.

Y si bien en alimentos no está su fortaleza, los grandes supermercados han dado pasos importantes en la oferta de tecnología para los consumidores y la modernización de sus establecimientos, señala el informe.

Uno de los aspectos que destaca en el balance es el aporte que hace en materia de empleo. Se supone que la contribución de ocupados es del 31 por ciento del total.

Mientras que en el 2001, el rubro comercio, hoteles y restaurantes registraba 2.254 ocupados, en el 2001 esa cifra ascendió a 3.147.

Ese crecimiento está asociado a la llegada de inversión extranjera interesada en abrir sus establecimientos y en el interés de los que ya operan en el mercado de diversificar sus estrategias de crecimiento con nuevos formatos.

Tras las tiendas tradicionales han aparecido los superetes o minimercados, los hipermercados, los supermercados, las tiendas especializadas, las tiendas por departamento y, últimamente, las tiendas exprés y las virtuales.

Todas, propuestas para llegar a los consumidores según el perfil y sus necesidades.

De hecho, descarta un riesgo de saturación de establecimientos comerciales y destaca el mercado por explorar que hay en varias zonas del país.

En un aparte especial, Fenalco analiza el caso de los centros comerciales, y advierte que, en Colombia, frente a otros países, “es evidente que todavía hay una baja entrada del formato, pero una intensificación de la competencia”.

El libro de Fenalco también llama la atención en que el desarrollo de los centros comerciales tenga en cuenta criterios de mercadeo y no tanto de arquitectura, con el fin de garantizar el éxito.

Señala cómo en Colombia el 22 por ciento de las compras, incluyendo víveres, se realizan en un centro comercial, lejos de los registros de Estados Unidos (67 por ciento) y España (35 por ciento).

LOS ‘HIPER’, CON CAMINO PARA CRECER

Un análisis del BBVA vislumbra que la expansión de los hipermercados seguirá.

Al citar a Proexport, dice que en el primer trimestre de este año se identificaron cuatro casos de inversión en el sector minorista, de 31 anuncios en el periodo.

Y agrega que en los planes de expansión anunciados por algunos inversionistas internacionales, se habla de montos de 1.700 millones de dólares hasta el 2015, señaló Mauricio Hernández, economista de BBVA Research y autor del análisis.