Back PUBLICACIONES FENAVI Centro de Noticias FONAV 20 años

FONAV 20 años

  • PDF

El mes pasado mes de julio se cumplieron 20 años del recaudo de la primera cuota de fomento del FONAV. En ese mes de 1994 finalmente se había puesto en marcha la Ley 117 que había creado la cuota de fomento avícola. Culminaba el gobierno de Cesar Gaviria y su Ministro de Agricultura era José Antonio Ocampo.
La creación de FONAV no estuvo exenta de tropiezos y dificultades y la ponencia del Proyecto de Ley por el Congreso fue derrotada en al menos una ocasión. Entre propios y extraños veían el pago de un impuesto parafiscal para pollo y huevo como un elemento que encarecería sus precios al consumidor final.

Afortunadamente la historia no les daría la razón, pues los beneficios de la cuota parafiscal han sido enormes para el sector, para sus productores y para los consumidores de pollo y huevo.

En el primer año vida del FONAV, entre julio y diciembre de 1994, se recaudaron un poco mas de 400 millones de pesos, recurso que se utilizó para contratar un censo avícola al Centro de Estudios Agrícolas y Ganaderos – CEGA. Pero estos pocos recursos sentaron las bases para la transformación de un sector cuyo crecimiento no descansa a pesar de las restricciones y dificultades que permanentemente rodean su entorno.

El FONAV ha permitido que el consumo de pollo se haya prácticamente triplicado en Colombia en los últimos 20 años y el de huevo multiplicada por dos. Hoy en día el valor de la producción avícola, de USD 4.700 millones, supera la de muchos sectores agrícolas y pecuarios  y ocupa el segundo lugar detrás de la ganadería de carne y leche.

Este crecimiento ha generado una serie de encadenamientos que ha llevado a que la industria hoy emplee más de 350.000 personas directamente y otras 100.000 indirectamente. A su vez el sector ha logrado expandir las fronteras agrícolas de Colombia fomentando la siembra de maíz, sorgo y soya; promoviendo la industria farmacéutica y la de alimentos balanceados. La avicultura jalona la movilización de carga y se ha convertido en un ejemplo de formalización al tratarse del sector agropecuario que más tributa en Colombia.

Los cuatro programas que componen estructura orgánica del FONAV: Programa Nacional de Pollo, el Programa Nacional de Huevo, Programa de Estudios Económicos y el Programa Técnico, han beneficiado transversal e universalmente a los avicultores grandes, medianos y pequeños y contribuido sustancialmente en el crecimiento de actividad, en mejoras de sus condiciones sanitarias y de inocuidad y por supuesto, en su competitividad.

Gracias al FONAV el sector avícola en Colombia se ha modernizado y preparado para enfrentar una competencia externa cada vez mas presente en el mercado nacional. Sus recursos le han permitido al país preservar el estatus de país libre de la influenza aviar y manejar niveles de prevalencia controlables de la enfermedad de Newcastle. El FONAV ha sido fundamental para defender los intereses de la avicultura en los acuerdos de libre comercio que tiene el país.

Toda esta gestión no hubiera sido posible lograrla con recursos del presupuesto nacional. Las prioridades de la política pública agropecuaria jamás ha estado enfocada o dirigida a la avicultura. El sector ha crecido al margen de la política estatal y ha sido capaz de hacerlo sin subsidios, apoyos directos o cualquier otro incentivo. Solo la fortaleza de sus avicultores y el acompañamiento del FONAV han sido los únicos instrumentos con los que cuenta hoy el sector.

Hemos escuchado voces revisionistas que buscan alterar el mecanismo de los Fondos Parafiscales. Esas voces deberían mirar con cuidado hacia atrás y reconocer que la estructura y desarrollo del sector agropecuario hubiera sido distinta si no se hubiera contado con la existencia de estos fondos.

Hoy nos quejamos del abandono del campo y de la ausencia estatal en las zonas rurales. Si no hubieran existido los fondos parafiscales seguramente estaríamos arando en el desierto.

Andrés Valencia
Presidente Ejecutivo de Fenavi