“La firma de la paz trae enormes beneficios para el campo”

El general (r) Óscar Naranjo asumió recientemente las funciones como Vicepresidente de la República. Se estrena en el ruedo político. Naranjo fue pieza clave durante las largas negociaciones en La Habana, como miembro del equipo de negociadores del gobierno. Su experiencia en la lucha contra la delincuencia organizada, su cercanía con el gobierno estadounidense y su reconocimiento a nivel nacional como uno de los oficiales de la policía más valiosos que ha tenido el país, han sido sus credenciales para que el presidente Santos lo escogiera como su fórmula para la última etapa que queda del gobierno.

Su experiencia le permitirá manejar uno de los temas más complejos y delicados del proceso de paz con las FARC. El relacionado con el posconflicto y la seguridad del campo, tan vital para el desarrollo de la avicultura.
Entre sus primeras entrevistas que ha concedido a medios nacionales e internacionales, el vicepresidente de la República habló para la revista Avicultores.

Avicultores: La avicultura es un sector en constante crecimiento. Durante el 2016 creció  4.4% y para este año se espera alcanzar una cifra superior al 5%. Lo anterior está soportado en la generación de 400.000 empleos de calidad, es el sector más formal del campo colombiano; moviliza más de 12 millones de toneladas entre insumos y producto; que permiten llevar a la mesa de los colombianos más de 2.2 millones de toneladas de pollo y huevo, las proteínas más accesibles y nutritivas. ¿Qué puntos debe incluir una agenda para garantizar seguridad a los avicultores, principales actores responsables de estas cifras, punto fundamental para lograr los crecimientos esperados?

General (r) Óscar Naranjo:  “Paz” y “Seguridad” son conceptos que van de la mano. No hay paz sin seguridad ni seguridad sin paz.
El desarrollo del sector agropecuario es vital para la implementación de la paz en el país, y para alcanzarlo es necesario asegurar la presencia del Estado y sus servicios básicos como la seguridad en todas las zonas del territorio nacional, especialmente en las zonas rurales y las zonas apartadas que hasta hoy, no gozaban de esa condición.
El sector avícola, en particular, tiene vocación de presencia en todos los rincones del campo colombiano, y debe continuar siendo un agente de desarrollo en todo el país. Donde hay            desarrollo y empleo se cierran espacios a los actores que generan inseguridad. Nos complace mucho registrar el crecimiento que presenta el sector.
Desde el punto de vista de las agendas de seguridad, el gobierno está siempre presto a garantizar la seguridad en todo el territorio, y a atender las necesidades específicas que tengan todos los ciudadanos en cualquier parte del país. Estamos haciendo un gran esfuerzo desde el punto de vista táctico y estratégico para llevar seguridad a todo el territorio nacional.
La seguridad se construye también desde la ciudadanía. Desde el punto de vista de los avicultores, es importante continuar generando empleo y desarrollo en los sitios donde operan, y por qué no, explorar oportunidades para fomentar el crecimiento del sector en aquellas zonas del país que antes estaban vedadas por el conflicto, y donde hoy existe una población ávida de oportunidades. También es importante fortalecer la institucionalidad, y eso se alcanza cuando el sector privado abraza y acompaña a las instituciones del Estado. La colaboración con las autoridades, y el trabajo mancomunado entre sector privado y gobierno serán claves para el sano desarrollo de las regiones.
El Estado, insisto, está comprometido a ofrecer las condiciones que permitan a cualquier sector de la economía desarrollar su actividad de manera que puedan jalonar el desarrollo económico y social de las comunidades.

Avicultores: ¿Cómo se va a resolver el fenómeno de inseguridad de comunidad que afecta la comercialización de productos en ciertas zonas del país? El gobierno tiene que resolver la falta de libertad para comercializar productos, por ejemplo, en el caso de Medellín.

General (r) Óscar Naranjo:  La acción del Estado debe ser rápida y eficaz para prevenir y castigar el delito. En el caso específico de Medellín, tanto la Alcaldía como la Gobernación, trabajan de manera cercana y coordinada con el gobierno nacional y con instituciones como la Fiscalía General de la Nación, la Policía Nacional y las fuerzas militares para combatir el delito.  Los resultados son positivos, pero no suficientes. Estamos implementando además, nuevas ayudas tecnológicas como cámaras con software capaz de hacer la identificación de personas; se está invirtiendo conjuntamente entre gobierno nacional y alcaldía en la adquisición de un helicóptero con capacidad de hacer seguimiento nocturno de casos, y con interconexión con todos los sistemas informáticos y operativos de la Policía. La Fiscalía, por su parte, está implementando judicializar la extorsión no ya desde el enfoque del caso individual, sino desde la visión de contexto que indica que no son casos aislados sino grandes bandas criminales las que afectan a la ciudadanía.
Nuevamente, la colaboración ciudadana, la denuncia, y el fortalecimiento de la institucionalidad son pilares fundamentales del avance en esta materia.

Avicultores: ¿Cuáles son los planes para aumentar la seguridad en las zonas rurales especialmente donde no ha habido presencia del Estado? El Estado debería entrar antes que cualquier otra en espacios donde habitaba las FARC.

General (r) Óscar Naranjo:  El gobierno, a través de sus fuerzas militares y la Policía, desarrolla en este momento una de las más grandes campañas militares y policiales para garantizar la presencia y seguridad en todos los territorios donde antes existía algún control por parte de las FARC. Más de 80.000 hombres de las fuerzas armadas se encuentran comprometidos en este propósito, que incluye además la seguridad de las Zonas Veredales de Tránsito a la Normalidad pactadas en el acuerdo firmado con las FARC. El Plan Victoria de las Fuerzas Militares, y el Plan Comunidades Seguras y en Paz de la Policía Nacional, tienen como propósito la estabilización y consolidación de la presencia del Estado en esas zonas, y la de brindar a los ciudadanos la seguridad que todos anhelamos.

Dentro de esta estrategia, la Policía Nacional proyectó el Sistema Integrado de Seguridad Rural (SISER) para desplegar el servicio de policía en las diferentes zonas rurales del territorio nacional, bajo el liderazgo de los comandantes de región y departamento de policía, a través de los distritos y estaciones de policía de los municipios, mediante la implementación de un esquema funcional, estratégico y operacional con enfoque territorial, que parte de la articulación de las capacidades nacionales y su despliegue en las regiones y territorios.

El SISER adopta los postulados de política gubernamental, sectorial, ministerial, misional y local, relacionados con la seguridad rural, como aporte a la estabilización, consolidación y normalización de las zonas rurales del territorio nacional.
Asimismo, el gobierno, a través de los programas de la Alta Consejería para el Posconflicto, tiene previsto un conjunto de acciones y programas, unas inmediatas y otras proyectadas a 15 años, que permitirán atender las causas raíz de la falta de desarrollo de algunas zonas del país.
Además, es importante anotar que la acción del Estado en estas zonas no puede limitarse a la seguridad, pues esta sólo puede implementarse de manera efectiva si se realiza una atención integral de la población. El Gobierno nacional realizó un diagnóstico de los municipios que han sido más afectados por el conflicto, y que también tienen menores niveles de desarrollo, ya sea por su ubicación geográfica, por el grado de dispersión de la población, acceso a servicios, etc. Por ejemplo, de los hogares sin internet en el país, el 87,4% son rurales; en relación con la mortalidad infantil, encontramos que en el 2014 fue 49% más alta en el área rural dispersa que en las cabeceras municipales; en materia de educación el 82,4% de los hogares rurales dispersos tienen bajos logros educativos.
Así, con solo tres ejemplos, se hace patente la profunda desigualdad que existe en estas zonas con respecto al resto del país. Por esto, en estos territorios se desarrollará el programa de transformación estructural del campo, que incluye acceso y uso de la tierra, infraestructura, desarrollo social, desarrollo de la producción agropecuaria y economía solidaria, entre otros.  Se han definido 16 zonas en donde se desarrollarán los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial, en 167 municipios focalizados por criterios de pobreza, conflicto armado, debilidad institucional y presencia de cultivos de uso ilícito y otras economías ilegales. Teniendo en cuenta que otros municipios también tienen retos que los alejan del desarrollo, se estableció también la figura de los Contratos Paz, para 445 municipios, que fueron priorizados también con base en los criterios de pobreza, debilidad institucional, sin presencia de los cultivos ilícitos y baja incidencia del conflicto armado. La idea es avanzar en el cierre de brechas entre el campo y la ciudad.

Avicultores: ¿Cómo mejorar la lucha contra el contrabando que tanto afecta a la industria avícola del país?

General (r) Óscar Naranjo: En esta materia debo aclarar que existe una estrategia de lucha contra el contrabando, el lavado de activos y la evasión fiscal, que involucra la acción contra el crimen organizado, atacando frontalmente el brazo financiero de las organizaciones criminales, a través de la extinción del derecho de dominio de los bienes muebles e inmuebles, la articulación operacional contra estructuras del crimen organizado, en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, a través del diseño de investigaciones para atacar el fenómeno de forma integral, atendiendo centros de acopio y medios de transporte. También se cuenta con un componente de prevención, que involucra una estrategia de educación y prevención de la Policía Fiscal y Aduanera que consiste en conformar un grupo con niños y niñas entre los 7 y 12 años de edad, voluntarios, con el propósito de generar lazos de acercamiento Policía – Comunidad, con la premisa de incentivar la cultura de la legalidad. Otro eje de la estrategia involucra la coordinación con el sector privado, la Policía Fiscal y Aduanera adelanta reuniones gremiales y sectoriales, potencializa la red de cooperantes y desarrolla metodologías para analizar el fenómeno y combatirlo, utilizando los insumos que le proporciona el observatorio de este fenómeno. La estrategia involucra además acciones contra la evasión fiscal, medición y seguimiento de los procesos y capacitación de los funcionarios.

Avicultores: ¿Y en seguridad ciudadana, rural y bandas criminales? Debe existir unas garantías físicas a la producción de alimentos de pollo y huevo para que esté segura. Existen países donde hay protección militar y policía en granja, eso genera tranquilidad para combatir delincuencia.

General (r) Óscar Naranjo: El Sistema Integrado de Seguridad Rural es la oportunidad para garantizar una mayor presencia en las zonas productivas, agrícolas, ganaderas, de movilización humana, a través de fronteras, resguardos indígenas, parques nacionales y reservas naturales. El SISER se soporta, no solo en las capacidades institucionales dadas por el enfoque misional policial, sino que incorpora el trabajo coordinado con las entidades e instituciones locales, las autoridades político-administrativas con su equipo de trabajo territorial, la empresa privada, los gremios y asociaciones productivas, las asociaciones religiosas, movimientos sociales, entre otras instituciones. El desarrollo y la seguridad del campo solo es posible a partir de un esfuerzo corresponsable y coordinado de la institucionalidad en los territorios, y del fortalecimiento de la colaboración entre la ciudadanía, el sector privado, y las instituciones.

Avicultores: Los excombatientes de las FARC, ¿los ve como trabajadores del campo, un grupo de 7.000 excombatientes deberían volver a las ciudades o quedarse en el campo?

General (r) Óscar Naranjo: Seguramente muchos excombatientes de las FARC se han planteado desarrollar sus proyectos de vida en el campo, otros en las ciudades, esto dependerá mucho de su estructura familiar y sus expectativas de reincorporación a la sociedad, lo importante aquí es brindarles la posibilidad de desarrollar sus habilidades en actividades lícitas, y así contribuir a la reconciliación de las comunidades.

Avicultores: ¿Cuál es su mensaje al sector privado? ¿Qué espera de él?

General (r) Óscar Naranjo: Al sector privado mi mensaje es que ¡no le teman a la paz! implementarla nos trae retos a todos, pero siempre habrá mejores oportunidades para crecer si logramos acallar las armas y contar con un actor menos afectando el crecimiento del país. El acuerdo de paz alcanzado con las FARC trae enormes perspectivas para ampliar los negocios, nuevas áreas de producción, nuevas posibilidades de desarrollo e inversión. Los invito a creer en la paz y a aportar en esta construcción del desarrollo desde cada uno de sus sectores.

Avicultores: ¿La firma de La Paz con la FARC qué beneficios va a traer para el campo colombiano?

General (r) Óscar Naranjo: La firma de la paz trae inmensos beneficios al campo colombiano. El primer punto del acuerdo incorpora decisiones trascendentales para el futuro del campo en Colombia, allí encontramos una decisión y un plan articulado del Estado para cerrar las brechas de desarrollo entre el campo y la ciudad, con una fuerte apuesta de inversión enfocada a mejorar la infraestructura y la adecuación de tierras, la construcción de vías terciarias tan importante para permitir el acceso de los productos a los mercados, una estrategia de combate a la pobreza rural multidimensional; en fin, este acuerdo de paz puso el lente del Estado, en clave de desarrollo, de manera prioritaria sobre el campo colombiano.

Avicultores: ¿Cómo garantizar que los empresarios avícolas no vuelvan a sufrir el flagelo del secuestro y la extorsión que los llevó a abandonar el campo por las  constantes amenazas contra sus vidas? 

General (r) Óscar Naranjo:  La lucha contra el secuestro y la extorsión es una prioridad y una tarea constante del Estado.  Los índices de secuestro en el país han caído a mínimos históricos, y por supuesto haremos lo que sea necesario para que esto se mantenga. Frente a esto, la acción del Estado con los GAULA es permanente y absolutamente comprometida con la protección y tranquilidad de los ciudadanos. Para poder ser efectivos, la denuncia de los afectados es fundamental, los GAULA brindan acompañamiento y         asesoría permanente a los afectados y en la inmensa mayoría de los casos obtienen resultados muy efectivos que permiten desmantelar estas actividades, por eso reitero el llamado a no pagar ningún tipo de extorsión y confiar en la acción de las autoridades colombianas, que son ejemplo internacional en esta materia.